viernes, abril 25, 2008

Qué hice yo para merecer esto.



Así se preguntaba hoy Olga, limpiando el baño de su patrona.
-¿Tanto mal hice en mi vida que diosito no me deja respirar?- decía viendo su propia imagen cada vez más pulida en el espejo.
-¡Yo no sé! ¡No sé Diana!... ¿qué mal hice yo que tanto y tanto trabajé ¡por dios! siempre limpiando casas ,desde la salida del sol hasta la noche, ¿por qué ?¿por qué?- me preguntaba, dándose la vuelta para hablarme, como si el espejo que limpiaba sólo la reflejara a ella, a mí no , sólo a ella y a su pesar.

7500 pesos. Así de rotunda sonaba la guita que le afanaron.
-7500... después de años de trabajo de mi hija , juntando pesito por pesito... el martes lo íbamos a ir a ver al coche, el martes lo íbamos a ver...el lunes entraron- decía frotando con rabia.

Después de un rato me fui a casa apretando bajo el brazo el libro de Felipe Pigna que me prestara la patrona de Olga.
"Los mitos de la historia argentina, 2"
Debía hacer un trabajo sobre los gauchos de Güemes y las montoneras, la oligarquía salteña y la identidad, la diversidad cultural y lo transmitido de generación a generación.

Puse la radio. Losteau, el ministro de economía había renunciado.

Abrí , confundida por lo de Olga , lo de la radio, abrí el ibro de Pigna en cualquier parte.
y leí:

"LA RIQUEZA MAL DISTRIBUIDA", decía el título:

"El Lloyd´'s Bank, insospechable de socialismo, comentaba en un informe a sus accionistas:

Mientras los grandes terratenientes y los grandes patrones, la mayoría oriundos de allende los mares, obtienen beneficios cada vez mayores, se permite que quienes realizan laboriosamente el trabajo real que rinde estos beneficios, pasen su vida en condiciones que no llegan a los niveles mínimos de existencia.

La oligarquía veía en la población local mano de obra a explotar, no un mercado interno a consolidar, como lo señalaba Bialet Massé:

Pero en este país tan superabundantemente rico hay algo anómalo. Los ganaderos escogen para la exportación los mejores novillos, los mejores capones y los exportan; esas excelentes carnes se venden en Europa a más bajo precio que la inferior que se deja para el propio mercado; el pan que se hace con trigos argentinos se vende allí más barato que en los pueblos de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba en que se producen. Comemos lo inferior y pagamos más caro."

Después me fui a la otra página.

"SE VIENE LA MAROMA", decía el título.

Cerré el libro .Recordé a Yupanqui,
las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas.



( Baltasar en España, mirando el mundo a tarvés de una costilla, después de recoger basura como voluntario del pueblo de Tías)

5 comentarios:

richard dijo...

Hola guapisima:estoy viajando en sueños, y viendo otras realidades.No se si es que mi alma debe enterarse al detalle de como son, pero estuve del otro lado justamente anoche:de los que han perdido la dignidad o poco les importa,parece que no hay valor en ello.
La anecdota de la señora limpiadora me recuerda a un evento igual en casa de mis padres:les robaron todo, y mama decia lo mismo. Y bue, el otr lado de la misma moneda.
Te quiero.
figura richar pero soy Laura

diana dijo...

Lauri...
cómo es eso? ¿Fue ahora el robo?
Acabo de venir de la librería,en el traycto me encontré con la farmaceútica, le robaron el martes, el mismo día que a los panaderos...qué bárbaro...
se viene la maroma!

Anónimo dijo...

"Quién díjo que todo está perdído,
yo vengo a robarte el camisón.
Tanta pasta que se llevó el río,
yo vengo a cobrarte tu pension.
Sacare las puntas del mismo lápiz,
y me ire tranquilo, o me ire cagando.
Te dejare algo como las bragas,
algo pa' taparte, un poco más.
Pito Faez

Patricia dijo...

Qué bueno este nuevo blog, me alegro de que estés otra vez en la buena brecha, me entero por el otro que la pasaste mal con tu papá enfermo y que ya está mejor, tantas cosas pasan en tres meses! Gracias por visitar el mío, como te digo en la respuesta a tu comentario, me diste un sacudón para seguir. Sí, estuvimos en Buenos Aires, pero como siempre, solamente en Buenos Aires. Tuvimos oportunidad de presenciar un cacerolazo muy vergonzoso, una protesta desde los departamentos más exclusivos y los 4 x 4 más flamantes que apoyaban con bocinazos. Si, la riqueza está muy mal distribuída y los que la tienen no quieren renunciar ni a una partícula.
Que nos perdone Balta, nos hubiera gustado conocerlo, pero Buenos Aires nos atrapa. Abrazos y buena suerte con todos los nuevos emprendimientos!

Diana Laurencich dijo...

Valdi, dejame por lo menos algo.
Patricia: fue un bajón lo del cacerolazo ...algo realmente bochornosos en un tenma super complicado en la argentina esta tan diezmada desde siempre por la mala distribución de la riqueza, un país donde se juega al polo mientsa chiquitos mueren sencillamente de hambre.
Lo de Balta, fue un problema de él, él quería viajar a verlos a Bunso Aires, lo adora a Oscar, pero bueno, será en otro momento.
Ahora empezó a tocar la batería.
El profe me dijo que tiene talento par eso.
AY Dios, el avanza y yo...
ya vendrán tiempos mejores....
Gracias por volver.