jueves, mayo 29, 2008

Tristeza d`hiver


-¿Querés jugar?
-No-me dijo-
yo no juego.


Entró el frío polar a Mar del Plata. De una vez, zac! Antártico dijeron hoy por la radio.
Mis huesos se calaron de ese viento gris y aguantaron estúpidos las últimas hojas del nogal en su caída.
Volví a fumar dos cigarrillos, después de cinco días de tachar el calendario . Como las presas de Trapero.
Terminé dos libros de la Carman, voy por el tercero.
Del primero, Los Elegidos, marqué esto:
"...Enamorarse es que el tiempo corra hacia atrás y se estanque en el mejor momento de ese pasado que reinvento ahora con el amor, recobrando mis recuerdos, la inocencia en los ojos y en el cuerpo..."
Lo dice una ciega. Ella pinta, y sin embargo eso y ese comentario es lo único en que coincidimos con el personaje. Hay otro que me retuerce las tripas: Jichu. Jichu dice:
"La infancia es el máximo secreto. Más que la muerte. La infancia es el nudo irrompible de mi vida. Cuanto más me alejo, más la extraño..."
Una maravilla.
María Carman me fue presentada por mi hermana, hace tiempo ya, con un poema sobre dos siamesas. Un poema que me congeló como el viento que hay afuera. El antártico.

¿Qué es la infancia sino un juego permanente en el que no pensamos?.
¿Qué es la muerte sino una negación a jugar?.

El "cachorro" Menéndez, el torturador, dijo ayer ante el Tribunal Oral que lo juzga: Con todo respeto, ustedes no tienen fuero para juzgarme. Gana cinco mil pesos por mes, unos mil euros. Como retirado del ejército. ¿A cuántos les negó el juego mientras yo jugaba a darme los primeros besos?

Duele. Duele el país, duele el invierno llevándose las últimas hojas del otoño. Ensuciándolas. Bajo una lluvia constante, que se lleva también mis ganas de jugar.



2 comentarios:

josé-nick dijo...

No se ve a nadie cruzar por la esquina.
Sobre la calle, la hilera de focos
lustra el asfalto con luz mortecina.
Y yo voy, como un descarte,
siempre solo,
siempre aparte,
recordándote.
Las gotas caen en el charco de mi alma
hasta los huesos calados y helados
y humillando este tormento
todavía pasa el viento
empujándome.
Letra Cadícamo
Musica Troilo
Canta José-Nick

Diana Laurencich dijo...

Gracias José...es verdaderamente el tango que le faltaba al post...bellísimo.