martes, octubre 28, 2008

Recuerda , cuerpo...

Mi tía Darinka y mi tío Eralio, cincenta y cinco años de amor.
Ella 80, el 86.


Anoche leí un librito de poesías de Kavafis.
Kavafis, nacido en Alejandría, cien años antes de mi nacimiento, era un total desconocido para mí hasta que en el programa la Baera de Ulises, en Radio Nacional de España, Radio 3, Emilio leyó un poema suyo. Con una música de fondo que me partió. Como siempre me partía.

Pues ahora, en esta epsecie de segunda adolescencia que se me ha brindado, he retomado con placer la lectura de sus versos. Y oh! causalidad...me encuentro con muchas cosas que bien podría decir o escribir yo en estos momentos...
Fíjense en esta poesía llamada Voluptuosidad:

La delicia y el perfume de mi vida es la memoria de esas horas
en que encontré y retuve el placer tal como lo deseaba.
Delicias y perfumes de mi vida, para mí que odié
los goces y los amores rutinarios.

o este otro que da nombre al post de hoy, Recuerda , cuerpo...

Recuerda, cuerpo, no sólo cuánto fuiste amado,
no solamente en qué lechos estuviste,
sino también aquellos deseos de ti
que en otros ojos viste brillar

y temblaron en otras voces - y que humilló
la suerte.
Ahora que todos ellos son cosa del pasado

casi parece como si hubieras satisfecho
aquellos deseos-cómo ardían,

recuerda en los ojos que te contemplaban;
cómo temblaban por tí, en las voces, recuerda, cuerpo.


mi tieta hablando con su amor

Anoche me dormí pensando en ese recordar, soñando con Kavafis, con Emilio, con Valdi, con la gente que nombró mi tía Darinka cuando terminó la cena, la Mar del Plata antigua de los veranos, la Buenos Aires de los inviernos crudos, las saciedad con los imperiales o chops en el Munich de Villa del Parque, la cerveza con cuello, los Bemberg y la quilmes, las bañadreras en los que las muejeres iban a las fiestas, los amantes , los amores, los cumpleaños, la vida y la muerte, los cuerpos que recuerdan cada mirada. Cada sensación. Y se iluminan. Y entonces, entonces brillan. Será por eso que hoy le hice una sesión de maquillaje, necesitaba verla jóven, aunque ella se negaba, le metí la excusa de limpiarle los poros de los aires tóxicos de los Buenos Aires, -acá, en el sur, hay aire puro, tía, la piel debe respirar y dilatarse, y oler nuevamente - el perfume de la juventud, de la vida latiendo, del futuro inexistente, del romero , de los jazmines y las rosas, y las lilas, y los limones , los ojos tuyos, fogosos cuando recuerdan aún hoy ,aunque los coronen mechones blancos y grises,que una peluquera de pueblo Iialiano le enseño a peinar ,como un adorno de plata que la hace más bella.
A mi tía Darinka, con el amor de siempre, o más.

Porque siempre está cerca, muy cerca, a pesar de sus 80 años, cuándo más la necesito.

Mi tía y yo después de la sesión de maquillaje,
estamos delante del cuadro que dice
Warum Wir....(por qué nosotros?)

7 comentarios:

banana lolipop dijo...

Que bien que trabajas,que bien que dibujas,que lindas fotos,de la vieja hija de mi vieja,a la vieja de pelenbal..

Danixa dijo...

Gracias pequeña Juana...vos sí que sos una genia total!

Pancho dijo...

Preciosura de texto, de amiga y de tía!
Mandale un beso de parte mía, plis.

Danixa dijo...

come no!!!!Pan...se va a poner contenta...me equivoqué...tiene 81!!!
viste que linda la dejé???

cima dijo...

divinos los tíos... justo estoy leyendo un libro de Ricardo Coler (fotógrafo, periodista y médico) "ETERNA JUVENTUD" vivir 120 años sobre Vilcabamba, Ecuador donde la gente vive hasta ciento cuarenta años (y bien)...
si estaba cerca te lo alcanzaba....
hace poco leí del mismo, " EL REINO DE LAS MUJERES" el último matriarcado y me encantó, también te lo pasaría....

muchos besos

parece que tu Karma estaba casi impecable, 0KM!

Danixa dijo...

gracias Daniel...voy a tratar de conseguirme esos libros!!! besote

Pancho dijo...

Y tanto que sí! :))