domingo, agosto 31, 2008

recuerdos del paraíso, parte II



Al rato de llegar nos fuimos a comer unas pastas con Alejandro , que además de ser secretario de Cultura, es pastelero, bioquímico y no sé cuántas cosas más...y su mujer, Mariana, simpatiquísima, profesora de arte, cálida e inteligente. Nos llevaron al mejor , según Alejandro. Les subo una foto del restaurante. Se come muy rico, aún si están a dieta como yo, que mi vesícula me hizo rechazar durante todo el viaje las mejores carnes, los mejores vinos, las mejores tortas.Allí, como en todo pueblo chico, se saludaban varios unos con varios otros.
Yo reparé en alguien que me interesó. Una mujer que hacía Gemoterapia.
Se saludaron y cuando se fue anoté el nombre del lugar: Seres. Mariana me entusiasmó para que fuera y la conociera, a Noemí Valdez, una persona muy especial, me dijo. Me lo agendé para el día siguiente.
Tranquilos que también subo su foto.
Ya les voy a contar sobre esa sesión....fue una de las mejores sesiones que tuve en mi vida. Y admás Noemí, es un verdadero encanto de mujer...también de Buenos Aires, como Ale y su mujer, y Emilia u Oma, una psicóloga que se asoció con otras dos mujeres para instalar una casa de té, las otras se fueron y ella , no sólo aprendió a cocinar estupendamente, sino que prepara chutneys, dulces, conservas, tortas y todasun serie de delicattessen que son mmmm.... yo sólo pude comer un sandwich de pan casero con hongos que estaba buenísimo, y la pasamos muy bien, a pesar de la lluvia que comenzó a caer... en el verano siempre gana premios por sus jardines , pero para ver eso, habrá que volver...
El secretrario de Cultura, le hace medialunas gigantes, y ella se esmera en tener su Casita de la Oma, como si fuera el comedor de su casa...
Una mujer bella, no se aprecia bien en la foto, y fuerte. Una verdadera Oma! la pasamos genial, prometí volver al otro día pero fue imposible. Ya pasaré a comer la torta Oma, una promesa indeclinable.


Y por último a lo de Pablo, al Hotel Correntoso...a la orilla del río del mismo nombre , el río más corto del mundo según nos aclaraba a cada rato Alejandro, que desemboca en el lago , el primer Hotel que se construyó en La Villa. En 1917. Una belleza, ¡hasta tiene un Hammam! con vista al lago y los cerros si mal no recuerdo Las Tres hermanas. Un lugar acogedor, con una biblioteca , un restaurant, una sala de lectura, un lobby con leños ardiendo y maderas y detalles, en fin, un sueño. Un lujo, un verdadero patrimonio histórico cultural, que espero sepan conservar.

Después se hizo de noche, paseamos un rato más en el coche, vimos la angostura de donde toma su nombre la villa, la casa del gobernador, el barrio Cumelén, los cauquenes caminando por ahí, y el sosiego, que fuera el lugar donde pasó sus días de presa Isabelita de Perón...
yo digo, no? ahí, que me metan presa a mí también!!!...

3 comentarios:

Mori dijo...

Qué lindo viaje!

Diana Laurencich dijo...

gracias Mori! qué bueno que hayas vuelto!!!

Sal de Ahí dijo...

Me traes su aroma, creo que sabe a frambuesas, sabe a nostalgia, a otoño. Los brownies mas ricos del mundo, juegos de mesa y sombreros...Emilia que nos hacía sacar los zapatos. Su hija anita que nos regalaba sus juguetes ... La Oma conoce mis mas profundas mañas.
Y cuando voy tengo que colgarme en el mostrador para darle un beso, todavía soy chiquita...
extraño el aroma sobre todo, a suelo, tierra mojada. El sur, mi infancia, fría, dura un poco de invierno. Frío sobre todo frío, solita debajo de un Coihue, solita y con frío. Poder reconocer algo en medio de tanto gris, eso quiero. Del paraíso expulsada sí, por seguir las pasiones. el arte por fuera de tu naturaleza perfecta, de tus casitas de piedra y madera, de tu orgullo de orden. El arte, belleza, en una cara sucia y con hambre mendigando en un tren. La locura. Al paraíso le falta un poco de desorden para ser perfecto, algo que lo acerque un poco más al Sur, que se adentre en la tierra caliente, al fondo bien abajo. El absoluto no puede ser siquera pensado. El paraíso no está en el cielo Hombre! no mires para arriba, no añores las estrellas. Solo camina, con tu cuerpo, los pies en la tierra, con los sueños basta. Es y no es, eso somos. Un poco de semiótica y sabemos que algo se define por lo que no es, por su opuesto. Y estamos aquí para conocer la muerte sabiendonos vivos. y otra vez a la matrix. Todo Es - no es. Ying - yang.
Dulces sueños...