sábado, agosto 30, 2008

Recuerdos del paraíso, parte I



Traunco ( arroyo del encuentro), en la foto sólo se ve el lecho de piedras

amanecer del último día

el ventanal de la escalera al segundo piso



mi habitación, super acogedora y calentita

A ver...¿cómo sigo? el post anterior lo escribí en el viaje de Villa La Angostura, hacia Mar del Plata, fue fácil.
Ahora este ya es otra cosa, me cuesta más, tengo que traducir mi memoria emotiva.
Pero lo voy a intentar.
(les digo a los que lean sólo este post que no se va a entender si no leen el anterior: Expulsada de Villa la Angostura,yo aviso...)

Llegamos con Edu a la mañana, nos estaba esperando el Secretario de Cultura de la Villa, Alejandro, en el aeropuerto de Bariloche. Su sonrisa ya me puso de buen humor.
Y además sus ganas de que todo salga bien, se había venido desde La Villa, unos 50 minutos y ahora nos llevaba nuevamente hacia ella, no sé si me entienden, un viaje de ida y vuelta de casi dos horas en su auto para que irnos a buscar.
Llegamos a la Villa, después de mostrarnos Bariloche, hacía casi treinta años que no la veía, me pareció espantosamente crecida.
Me asusté, porque pensé que a lo mejor también la Villa sería así. Pero no, me equivoqué largamente, como siempre cuando prejuzgo.
Nos dejó en la hostería Traunco, a mts de su Secretaría. Pleno centro. Un arroyo entubado, El Arroyo del Encuentro pasa por debajo de la hostería. Un feng shui natural, ese sonido mágico del agua tocando las piedras en su recorrido hacia su dura en el lago Nahuel Huapi. Nos estaba esperando Ana, Anita, una anfitriona maravillosa,la dueña de Traunco estuvo siempre que la necesitamos, siempre, y nunca nos molestó, jamás. Parecía un ángel, Y sus hijos dos angelitos. Como dije en el otro post, a veces hacían de recepcionistas, a veces atendían el bar, a veces hacían los deberes con sus compañeros de escuela. Viven allí, y uno se siente como en casa. Pero sin familiares a cargo.Jaja! Sin discusiones familiares!!! un milagro, no?
Bueno, esa fue la primera impresión. Y como siempre les digo a mis alumnos de Hotelería, la primera impresión es la que te predispone a pasarla bien o mal. Ana había más que cumplido su cometido.
La hostería haría el resto.

Gracias Anita! Por los mates, por la onda, por todo... volveré y probaré tus medialunas recién hornedas que esta vez no pudo ser!!!

3 comentarios:

manuel_h dijo...

Una sonrisa siempre predispone al buen humor. Bonito lugar!!

Patricia dijo...

Qué buen deseo el tuyo, Diana, un poco de sol! Aquí estamos teniendo mucho menos que un poco, y aún así el polo norte está convertido en una isla, desconectado de los continentes por primera vez en la historia. Llevamos la de perder por donde la mires. Que disfrutes del nuevo viaje!

Diana Laurencich dijo...

Manuel: es así, totalmente, la sonrisa acerca.
Un saludo a tu gente.

Patri:sí es increíble...está todo podrido por donde lo mires.
A veces no sé dónde refugiarme con mi hijo.
Sé que vamos en picada, intento transmitir que ya no hay tiempo para discusiones sobre poder, hay que hacer acciones , todos, cada uno, cada día, inmediatas.
Pero latinoamérica todavía no se da cuenta del tremendo patrimonio natural y cultural que tiene, y sigue despilafarrando sus recursos, sus bienes.
Veré qué es lo que pasa en Guatemala, si están mejor o si están peor que acá.Que en Londres, que en Madrid, que en las grandes capitales.
Ayer fui al Museo de Ciencias de mar del Plata, con Balta y le mostraba cuando éramos un sólo continente, Pangeia, ahora no podemos estar más separados.
Triste Patri, pero es así.
Te mando sol desde mi corazón, los mayas dicen que mi sello es el sol, así que espero que algo te aporte.
Saludos y cuando vuelva, me meto a pintar los colores de la Antigua!!!
ya los vas a ver.