domingo, noviembre 09, 2008

After day



Las últimas imágenes del naufragio, Hiroshima mon amour o

Apocalipsis now.

Los títulos de la resaca de este domingo post fiesta.

La Rosa abría los ojos grandes,

grandes como nunca los abre

escuchaba a Ricardo:

Ahora que lo sabés sos responsable decía él.

Y volvía a recordar al viejo Antín,

Hawai,

Kieslowski,

y al hippie que hizo el dragón

de la Historia sin fin.

Pelos largos hasta el piso, blancos,

la mujer también,

eran hippies ingleses,

lindo viejo, no me acuerdo el nombre...

Vos tenés que venir a salvar a Argentina, desde adentro.

La Rosa asentía, y lo miraba de costado,

como mira la Rosa,

una genia.

Yo me reía con Lau,y

Pappo masticaba un hielo gigante que

había dejado la tía Darinka, parado

al lado de la heladera empotrada

que seguía dando cervezas.

Una a una,

como la leche de una madre pródiga.

era el último néctar

de la fiesta.

Andrés hablaba de Bastian

y Atreyu, de la lealtad,

y la pureza , y la corrupción , la corrupción de los héroes:

recomendaba fervorosamente la lectura

de La historia interminable de Michael Ende,

si es posible en rojo y verde,

Ricardo le devolvía la gentileza

diciendo: Estamos todos en el horno.

Mirate eso. Zeitgeist no es nada al lado de eso.

Andrés nos perfumaba a todos con

su pipa,

un rico aroma entre tanto cigarro,

tanto cenicero hastiado de olor rancio.

Mis virginia finitos

andaban aplastados por todos lados.

Tirá nomás en el piedra,

mañana los recojo,

María se echó a reír a carcajada limpia,

por algo tiene esa bocaza, es especial su risa,

grande y huesuda,

linda,

Leicia me miraba y no sabía si reírse con los ojos

o la boca.

La fragilidad y el talento,

su fuerza y simpleza

me pueden.

Qué perceptivo Ulises,

cuando dijiste

Belleicia!

Le tocó un huipil negro

para estar afuera.

La noche era linda, pero fresca.

Mis ponchos y huipiles

sirvieron para darnos calor,

al lado de la parrilla.

Gabriel parecía un jefe indio,

una túnica hasta el piso y

un poncho rojo que le tocó en la repartija,

le daba aspecto de Richard Gere

haciendo de piel roja,

una risa.

Pero el tipo no se sentó el toda la noche.

O casi.

Vanesa abrigaba a Agustina,

Agustina buscaba a Nevada,

Nevada huía de los perros,

los perros movían la cola

cuando alguien les llevaba los restos de choripán

que recogía de la mesa.

Ellos también estaban de fiesta.

María fumaba tranquila en el banco naranja,

Laura escuchaba a Marucha.

Hablaba sobre el cristianismo, la iglesia

el poder y todo eso.

El vino corría rápido por

la sangre de todos,

por la mía entremezclado con

té de rosa de jamaica,

a ver si en una de esas la falta de vesícula

me jugaba una mala pasada.

Total, había vino a rolete,

encendía las mejillas

y aumentaba el volumen de las voces.

A Pappo le pesqué algo sobre economía

mientras sacaba las papas del fuego.

Balta se aburrió y se fue a ver TV Registrada.

Paula anotaba su blog,

y preguntaba por el mío.

Yo por el de ella.

Me sorprendió cuando me dijo que era la hija

de viejos conocidos míos,

padres artistas, hijos artistas.

Con Leicia ponderábamos

el feisbú.

Marucha defendía el teléfono.

María el blog.

Las pizzas dejaron paso a la morcilla,

las morcilla a los choripanes,

los choripanes al matambrito

y el matambrito a la pizza a eso de las dos de la mañana

La música seguro que molestaba a los vecinos,

pero era sábado in the night,

y el Bebo Cigala

nos embriagaba con su voz

quebrada.

Hoy se fue María Rosa,

me dijo, aunque te ocultes tras los

lentes oscuros,

la cara te vende.

Volví de la estación de micros,

un sol radiante,

un taxista me confundió con una extranjera

y me hizo el cuento de las calles cortadas.

No dije nada.

No tenía ganas de pelear.

Balta duerme.

Yo cuelgo los ponchos afuera,

para sacarles el olor a faso

me prometí no fumar más.

Junté uno por uno

del jardín,

los puse en la bolsa,

lavé los ceniceros.

Tomé litros de agua

y me dije

Dianita, ya estás vieja pa’ tanto baile.


Gracias a los amigos que vinieron anoche, a los que se fueron, a los que vendrán, y a los que no vinieron.

Me hacen feliz .


14 comentarios:

Mariluz dijo...

¡Bendición de amigos!¡Qué bonita fiesta!
Me alegra ver que está "cuasi" repuesta.
:-)

Danixa dijo...

así es mari luz...los amigos son una maravilla!

Mariluz dijo...

Una petición?...
Me gustaría incluir su poema "Hoy tormenta" en el blog que estoy montando llamado "Imagen y Palabra".
¿Me avisa si puedo?

Entenderé un no por respuesta ¡claro!
:-)

cima dijo...

... te das cuenta las cosas que me pierdo?

una fiesta así bien vale una resaca sin vesícula o con una "acodada" como la mía, y mucho más también....

me alegro por ustedes, y si hay fotos posteáte algo de cuando zarpa el Titanic y todos bailan en los grandes salones...

1gran beso

Danixa dijo...

Mariluz, no hay problema!
siempre hago eso yo, pido y difundo!
gracias!

Danixa dijo...

Cima..realmente....una pena... pero postearé fotos , y come no!
Era el terror de la fiesta...sacba mi camarita, flashazo y chau!
Uh...ya viene Diana con su foto pal blog! jajaj...
beso

María W. dijo...

¡Qué lindo, Diani! Ya estamos de nuevo acá. Pero volveremos!!!! Gracias, muchacha. ¿Chau pucho dendeveras? Guauuuuuu... si es así, te felicito. Yo sigo. Besooooo.

Leicia (alter ego) dijo...

Qué bello Diana ser protagonista en tus palabras. Pura magia. Como dijo María ya estamos denuevo acá. Quiso decir en el blog, supongo. Ahí ya te pedí en el feisbú.
Maravilla el té de rosas de jamaica. No sé que más decir... ¿Se puede decir todo? con ponchos, con palabras, con humo... de nuevo maravillas.

Un beso

Mariluz dijo...

Mil gracias :-)

Pues si quiere echar una miradita por si prefiere cambiar algo...
http://entreimagenypalabra.blogspot.com/2008/11/hoy-tormenta.html

Beso

Danixa dijo...

gracias María y Leicia,no serían protagonistas de mis palabras si no me conmovieran.

El cigarrillo lo dejé sí, ero siempre sólo por hoy!

Besostes, nos vemos pronto...
ah ya le mandé a István lo d elas Memorias.
ya lo vió y le encantó la tapa de Mauricio! le tengo que escribir...

llueve fuerte acá...

como si quiera limpiar algo, quizá el recuerdo.

Elissambura dijo...

Hola Diana!
primero Gracias... y muchas, por dejarme entrar en tu reunion, tu casa y conocer los personajes...
Luego Gracias, tambien, por ser tan agradable y divertida...
y por ultimo, gracias, por estar en tu poesia...

Maravillosa gente, maravillosa noche...

Mauricio dijo...

Hola,

Es gracioso, mismo en otro país y sin conocer a nadie personalmente me resulto una fiesta de gente conocida.

besos. que estés bien :o)

Pancho dijo...

Viejos son los trapos y las medias de la abuela.

No hay edad para estar entre amigos.

diana dijo...

eli
pau:
gracias...sos super simpática , saludá a tus padres plis!

mau:
viste? es que nos conocemos todos...de aquí, de la blogosfera.

pancho, ya sé, pero cualquier excusa es buena pa dejar de fumar!