lunes, abril 06, 2009

Luis Alberto Spinetta


Un reportaje a uno de los tipos más lúcidos y humildes que conocí... vale la pena ver la entrevista en esta época de tanta búsqueda de éxito fácil, fama y dinero.
Trabajé para él en 1989 haciéndole con Dina la escenografía y el vestuario de su show: Tester de Violencia, en el teatro Broadway de la ciudad de Buenos Aires. Nosostras estábamos en Tilt! aquella hermosa productora que desde la calle Portela del barrio de Flores, nos dio tantas alegrías, nos permitió conocer a tanto talento underground, que hoy (si están vivos) son artistas reconocidos, gente que se fue a laburar al Cirque Du Soleil, gente que trabajaba en el Parakultural, los Redondos de Ricota, Malosseti, Aznar, creo que hasta Charly estuvo, Fito Paez, y tantos músicos que pasaron por ahí para acompañar a Luis, gente del teatro, del cine...qué se yo, una época fantástica, Spiner, Milewickz, Borelo, Aranosky, Sancinetto, el cordobés que nunca me recuerdo el nombre, épocas de búsqueda y salto del trampolín.
Pechugo, la banda de los futuros Iria kulliaki, ensayaba el Mono Tremendo, dante andaba en patines arruinando el piso del estudio, y Catarina me hacía dibujos : tenían doce y diez años.
Pues bien, ayer, buscando un video en you tube, me encontré con esta entrevista.
Chapeau!

a Ale

2 comentarios:

piero dijo...

que tal che?como estas posteando,me cuelgo una semana y me perdi 5 posteos.
che me acuerdo que era pibe y luis toco en el coliseo podesta de la plata y yo como lo admiraba y era pibe me cole en el camarin y le di la mano a el y a machi que estaban medio mamados con aniejo W,luis muy cordial escucho acerca de mi admiracion y mientras machi cabeceaba a un groso que me levanto y con las patitas colgando me saco del camarin mientras yo saludaba atentamente....
spinetta que poeta eh?!!!

Danixa dijo...

qué linda anécdota, piero...
yo era fan total de luis, desde que mi hermano, a mis cinco años me mostró una foto de él, y me dijo: éste es un genio.
Lo tomé como algo sagrado, y a partir de ahí, me escuhaba todos sus discos, de almendra en adelante, y con mi hermana teníamos que adivinar quién cantaba y qué tema era...jaja...esos eran nuestros juegos.
Después, con los años, pude conocerlo a él, y tomábamos mate, y me acuerdo que hice una exposición en la galería Atica, donde le didiqué una pintura, que según me dijo le gustó mucho.
Pero es tan inteligente, tan sutil, no?
me encanta.