martes, mayo 20, 2008

Cuentame cómo te ha ido


















Dejamos el tilo partido al medio por el viento,
el oro se iría cayendo de a poco.

Nos tomamos un micro que en otra época sería el lechero.
Entraba en todos los pueblos.

Llegamos a la tierra de los calores y la ceniza en el aire.

Lo vimos al viejo durmiendo, pancho y redondo como un bebé.
Comimos pizza de Darinka.

Rocío me asesoró sobre amores.
Sabia pendeja.
Mi tía me contó historias de hambre y aceptación,
cero seducción.
Le brillaban los ojos, como siempre
y sonreía suave, casi pidiendo permiso.

Bruno me invitó al cine pero terminó comiendo la pizza fría, en casa,
esperando a Joan y Lumi.
-¿No sabés cómo son?.

Le leí mis poesías mientras los esperábamos
y la cerveza iba achinándole la mirada.
- decía cuando le gustaba alguna.

La luna -siempre presente-amortiguaba un cielo medio negro,
medio gris.


Mi viejo, Martín y Marcelo festejaron el domingo mirando el fulbo
en el televisor nuevo,
después de los ravioles de La Praderita.

Ale leyó mi libro e hizo sus marcas.
Después se fue a dormir su siesta.
Norma leyó pero no marcó.
Tampoco durmió.

Me encontré con Dina tras varios años.
Vino Mona ,también, esa tarde. Y fuimos felices
de a tres,chupando un mate asqueroso,
gastadas pero dignas, riéndonos de nuestras miserias.
Parecíamos un turco, un mapuche y un irlandés hablando el mismo idioma.

Paco y Balta sacaban fotos a las minitas que pasaban por la calle .

Vimos películas, muchas, hasta la madrugada.

Nos reímos, nos puteamos, nos volvimos.
Silbando bajito bajo amenaza de lluvia.
Con el geitoreid y las milanesas de la tía en la mochila.
En el peaje del Docke nos paró la policía.
Me dormí. Y me despertó la tormenta y
el mamámedamiedo.

Llegamos ,
la estación vacía.
La ciudad vacía.
La casa vacía.

Nevi apareció maullando desde el potrero.

El viento daba del sur, olía a lluvia.

El tilo se había quedado pelado.Y el oro se había caído,
todo.
Lo pisamos fuerte hasta hacerlo sonar,
de rabia,
otra vez estábamos lejos.



La canción que sigue pinchando en el link de abajo le da título al post. Anunciaba el programa Cuéntame cómo pasó, de RTV española ,yo siempre corría para ver ese comienzo, estuviera donde estuviera, como si alguien me hubiera robado esta canción o la infancia que en ella se deshacía.
Mi hermana Alejandra, la encontró hace poco en una película francesa, encontró la versión primera, el por qué de esa atracción que yo tenía
con estos títulos, pronto se las voy a subir y les contaré la historia.
Vaya pues, este post para Ale
.




6 comentarios:

dina dijo...

de la pripidiano pueyrredon...como llegamos a la yunta turca, mapuche-irlandesa?...que chicas abiertas y creativas...bo.me faltaron 365 horas para el grupo de autoayudade muchchas veteranas en tiempos del cólera...me encantó!!!

diana dijo...

la próxima van con mates yoruguas...

Anónimo dijo...

Muchachas veteranas en tiempos de cólera, qué buen título para tus poemas Diana.
¿Y tu hermana qué dice de semejante dedicatoria?

Gustavo

Anónimo dijo...

uy, nena que bueno me encanto lo que escribiste es verdad la pasamos barbaro , me imaginaba tu carita de placer mientras contabas todo eso y es barbaro ojala que nos veamos pronto por que son esos momentos donde te extraño tanto ,yo tambien te quiero de corazon,

tu mona

.ludmila. dijo...

La cerveza se bebió, la pizza se comió, y no pintaron nunca estos dos (te lo armo a modo de versito).
Danixa, he leido tu mail, y pronto te lo responderé. Ando medio, ando "media", ando a medias...Como dirían Los Piojos (aunque no empatice con los mismos): Ando ganas. (Ahora, habría que saber de qué, ja)
Beso Danixxa, te escribo pronto, y espero poder verte a la brevedad, también.
Besos pa'l Balta y pa la Nevada (yo tengo gatito nuevo, y de cara se le asemeja muchísimo a ella).

Diana Laurencich dijo...

no te perocpues Lumi, somos varias las medio, media,a medias!