domingo, agosto 10, 2008

Bolivia antes de Bolivia y después de Evo Morales


"Algo sé de nombres, Capitán.
Los conquistadores deben siempre tener un nombre a mano.
Antes aún de la espada, antes de las armas de fuego....

....no le pregunté a los nativos
-amables eran, casi desnudos, morenos bajo el sol
tropical-
no les pregunté cómo llamaban ellos ese lugar
no les pregunté cómo llamaban ellos su morada

Y no les conté que todos iban a morir
y no les conté que jamás nadie sabría
lo que hablaban
cómo hablaban
que sus palabras serían devoradas
como botes en la tempestad
en medio de la mar triste
como cuerpos en una mina en el desierto

Ahora ellos me enseñan sus palabras y sus canciones
acá en esta oscuridad que dura y perdura
estudio los modos en que nombraban
la luna y el amor y los adioses...

y tartamudeo sílabas y muevo los labios y suavizo
el aire
con el lenguaje que nadie ha murmurado
en más de quinientos años


Ésta es mi penitencia

y luego vendrá Quechua y lugo el idioma Maya y luego el Tzotzil y luego las mil y diez lenguas que vivieron alguna vez
en las tierras que se llamarían con ese otro nombre
Amérigo América
y luego ha de seguir el aprendizaje
Navajo y Guaraní y Nahuatli
y los sonidos que antaño llenaron los oídos
de doncellas feroces
para que la tierra diera su fruto
y hoy no hay quién conozca su nombre
aprendiendo aprendiendo
hasta que me hayan enseñado a pronunciar hasta
la última palabra
Cómo se dice amigo
cómo se dice muerte
cómo se dice eterno


Cómo se diece penitencia

Me van a enseñar cómo se dice penitencia
en sus mil y diez lenguas..."
Cristobal Colón tiene palabras desde el otro lado de la muerte para el capitán John White...
Este bellísimo poema de Ariel Dorfman en Otros septiembres de editorial Seix Barral, dice líricamente, bella, tristemente lo que tantos otros en el mundo, pensamos. Hoy vota Bolivia, si quiere a Evo, su presidente , primer presidente de orígen de esa tierra, primer presidente boliviano nacido de la sangre de los habitantes originarios de esas tierras que como bien dice un Colón desde su morada de muerto, ahora se llama América, ahora se llama Bolivia, o si no lo quiere.
La humildad y la entereza con que este servidor de su pueblo, porque es un servidor como deberían ser todos los presidentes, se somete a la voluntad popular, al referendum por sí o por o para su continuidad, debería ser, como bien dijo Dorfman el otro día por la TV pública argentina, un acto a imitar por Bush, por ejemplo, saber si su pueblo lo acepta o no, saber si su pueblo acepta la guerra de Irak o no, saber qué quieren sus señores, para servirlos.
Todavía hay gente que vale la pena en este mundo, Evo Morales, para mí, es uno de ellos.

Ojalá Colón, desde el otro lado , dónde habita la oscuridad según él, no deba pagar más penitencias aprendiendo idiomas que se deben hablar hoy sobre la tierra.

2 comentarios:

Diana Laurencich dijo...

Bravo por Evo!
Eso sí que es jugarse...

javoc dijo...

Si. me gustaría alguna vez tener y sentir y defender a un presidente que nops represente, que s ejuegue por nosotros. EL otro día en canal 7 dieron un documental sobre el evo y me dió tanta bronca sentirme sólo y "desrepresentado" en un país que podría ser otra cosa, mas creativa, mas humilde, mas americana, mas latina. Bravo Evo!
Ahh el capitán ya mejoró. Saludos.